Durante siglos hemos escuchado, leído, estudiado lo que alguien tiene que decir sobre algún tema. Muchas de las doctrinas y religiones de la actualidad se basan en la experiencia personal de un individuo y en muchos de los casos una idea sin fundamento llega a ser una “verdad” defendida por cientos. Pero no puede haber más que una verdad. La pregunta es ¿Quién es la autoridad en el tema? ¿Quién puede orientarnos en la dirección correcta? ¿Quién tiene la verdad?

Solamente la Biblia clama ser la Palabra de Dios con un fundamento irrefutable, razonable, lógico, histórico, arqueológico, suficiente y perdurable. Escrita a lo largo de más de mil quinientos años por más de 40 autores diferentes provenientes de diferentes entornos culturales, sociales y económicos, la Biblia mantiene una uniformidad temática asombrosa y es impresionante la precisión científica de sus relatos.

Al corroborar cómo la Palabra de Dios ha prevalecido sobre los más fuertes ataques intelectuales, científicos, lógicos y filosóficos de todos los tiempos, y comprobar cómo más de dos mil profecías se han cumplido al pie de la letras hasta los detalles más absurdos para los lectores originales, el libro sagrado demuestra ser lo que clama ser: la Palabra de Dios.

Dios escogió poner en una colección de libros su voluntad y una fuente inagotable de sabiduría para revelarse a nosotros. Deberíamos estudiar Su Palabra si queremos tener comunión con el Creador de todas las cosas. No basta escuchar las experiencias de quienes han estudiado la Biblia, no es suficiente leer libros acerca de la Biblia o estudiar lo que los expertos tienen que decir. Es como ser invitados a un banquete y escuchar de los demás a qué sabe la comida y lo delicioso de los platillos sin haberlos probado nosotros. Tenemos que decidirnos a probarlos y entonces tendremos una opinión de primera mano. Tenemos que volver a las Escrituras y conocer de primera mano lo que Dios quiere que sepamos.

Le invito a conocer su Biblia, a estudiarla con objetividad, con pleno uso de su razón y a que descubra por usted mismo las verdades de Dios.

Julio 6, 2014 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?