“No seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud. Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio” (Mal. 2:15, 16)

Este pequeño versículo lo encontramos en el último libro del Antiguo Testamento justo después de que el Señor le ha reprochado al pueblo de Israel, muy severamente, su falta de lealtad hacia Dios. Esto me hizo pensar en lo sencillo que nos resulta volvernos desleales, bruscos, ofensivos y en ocasiones hasta violentos con aquellos más cercanos a nosotros.

¿Te has preguntado por qué cuando andabas de novio o novia te era tan sencillo aceptar los caprichos de la otra persona? ¿Te acuerdas que antes de tus amigos, el futbol, la novela… ¡a veces incluso antes que tus padres! ponías el tiempo para estar con ese muchacho guapetón o esa chica despampanante?

Hazte la pregunta con toda seriedad: ¿qué ha pasado?

Tan solo unos cuantos años al futuro de esos recuerdos y de pronto ya no tienes tiempo para ella, las cosas absurdas y “tonterías” que antes le celebrabas ahora “¡te hartan!”, compartes la misma casa, los mismos hijos pero se ha perdido algo, se ha perdido la lealtad.

Si me dices que le eres fiel a tu esposa o esposo te lo creo pero, ¿le eres leal?
Ser leal quiere decir jugar en el mismo equipo, quiere decir verdaderamente interesarte por aquellas cosas que le importan, quiere decir darte cuenta que algo le cuesta trabajo y necesita tu ayuda y que siempre estás allí para ella o para él.

Estoy convencido que todos queremos la lealtad de nuestra pareja. Todos deseamos ser escuchados, todos queremos que nos ayuden cuando lo necesitamos, todos buscamos sentirnos amados pero tan solo por un momento hazte la pregunta: ¿estoy logrando esto para mi pareja?

Quiero proponerte que Dios, el Todo Poderoso, cree que tu eres exactamente la persona ideal para cuidar de su hija o de su hijo. Que te hizo exactamente con todo lo que se necesita para que ames a la otra persona tan profunda y escandalosamente que la paz y el amor de Cristo en tu hogar no se pueda ocultar.

No repudies a tu esposa o esposo, no repudies a tus hijos, no repudies a tus hermanos y hermanas, sé leal, camina con ellos el camino y carga sus cargas… descubrirás que el amor de Dios es más ligero de lo que crees.

11 de Octubre, 2017 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras