A veces estamos tan acostumbrados a la cotidianeidad de nuestra vida que somos absorbidos por “lo normal”. Lo que todos hacen parece ser correcto porque todo el mundo lo ve como algo natural; después de todo si tanta gente coincide “millones de personas no pueden estar equivocadas”.

El Señor nos invita a despertar, a no ser insensatos sino entendidos en cuál sea la voluntad del Señor. En Efesios 5:14-20 la Palabra de Dios nos insta a ser diligentes, es decir, intencionales, en analizar cómo andamos y en dejar de andar como necios. Nos dice que los días son malos y que por lo tanto debemos aprovechar bien el tiempo.

Aunque estas palabras fueron escritas en el primer siglo pareciera que las acaban de escribir ayer. Los días en verdad son malos y los creyentes en verdad andamos como necios envueltos en tantas discusiones y tantos afanes de este mundo que nos hemos quedado dormidos y nos perdemos lo que en verdad es importante.

Nos asaltan preocupaciones materiales, nos inundan temores financieros, nos invade el deseo de popularidad en las redes sociales, de la fama, de la posición social… y caemos como aletargados en todas estas vanidades. Efesios hace una analogía con el alcohol y nos invita a que no permitamos que estas cosas nos controlen. El alcohol controla al borracho, aquel que está intoxicado da rienda suelta a su cólera y hay pleitos y discusiones absurdas… pero un creyente no debe ser así, debe ser controlado por el Espíritu Santo.

Si nos dejamos controlar por el Espíritu Santo de Dios entonces viviremos de acuerdo a los deseos del Señor, entonces seremos verdaderamente un reflejo de su gracia. El borracho se llena de alcohol tomando vino, el cristiano se llena del Espíritu Santo “hablando salmos, himnos, cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en nuestros corazones y dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”.

Cuanto más llenamos nuestra mente y corazones de la Palabra de Dios, más abundantemente estará en nuestros corazones. La abundancia de nuestro corazón saldrá por nuestra boca y nuestras acciones serán un reflejo de quienes somos en Cristo Jesús. Su Espíritu Santo habita en todos sus hijos, por lo tanto, la parte difícil ya ha sido concedida.

Dios te bendiga.

Julio 8, 2016 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras