Jesús es más que un iluminado, un profeta, un gran líder, el parte aguas de nuestro calendario, el origen del cristianismo… Jesús es Dios. La Biblia nos enseña en decenas de pasajes acerca de la deidad de Cristo. Los líderes religiosos del primer siglo lo quisieron matar en varias ocasiones porque entendían que decía ser Dios. La pregunta constante que se hacían era ¿Quién puede perdonar pecados sino solo Dios? ¿Quién puede hacer las señales que este hace sino es quien dice ser? ¿Qué poder tiene este que aún el viento y el mar le obedecen? ¿Quién puede resucitar a alguien de la muerte sino solo aquel que le dio la vida?

Las profecías del Antiguo Testamento hablaban del Mesías que vendría y auguraban con detalle hasta el lugar de nacimiento de Jesús, la huida a Egipto, su vida, muerte y resurrección.

Jesús es importante porque es Dios pero es de especial importancia para nosotros porque es también nuestro libertador. Cuando el hombre desobedeció a Dios cayó en pecado. Dios es santo y no puede tener comunión con el pecado por lo que el hombre quedó separado de Dios. En su justicia Dios decretó que el pago del pecado es la muerte y todos los hombres están destinados a la muerte eterna.

Sin embargo, debido al amor de Dios y para manifestar su justicia, Jesús decide venir y hacerse hombre para vivir una vida de obediencia que agrade a Dios, una vida sin pecado. De esta manera su muerte en la cruz pagaría la pena que nos corresponde por nuestro pecado justificándonos así delante de Dios y reconciliándonos con el Padre.

El Nuevo Testamento enseña que así como por la desobediencia de uno (Adán) los muchos fueron considerados transgresores, por la obediencia de uno solo (Jesús) los muchos serán considerados justos. La vida y muerte de Jesús fue agradable delante de Dios Padre quien le resucitó de los muertos demostrando así su deidad y su victoria sobre la muerte y el pecado.

Ahora Jesús reina a la diestra de Dios Padre y espera el momento en que regresará por todos aquellos que se han arrepentido de sus vidas de pecado y han aceptado el sacrificio de Jesús en lugar nuestro. Aquellos que le reconocen como su Dios, como su Señor y su Salvador, quienes esperan su regreso para vivir eternamente en la presencia de Dios.

Cuando los judíos le increparon a Jesús que si se creía mejor que Abraham, el respondió “antes que Abraham fuese YO SOY”. No respondió yo era, ni yo fui, sino yo soy. Jesús es el mismo ayer, hoy y por los siglos. Su tumba está vacía. Es el único que dijo ser Dios y que lo demostró en su resurrección. El único que puede rescatarnos de nuestro pecado y el único que puede reconciliarnos con Dios.

Podemos conocer a Jesús mediante su Palabra. Siendo un Dios vivo y real, podemos hablarle y rendirle nuestra vida. Él escuchará nuestra oración porque así lo prometió y nos dará vida en abundancia. Usted puede conocer a Jesús personalmente y permitirle experimentar la gracia de Dios sobre su vida. Acérquese a Él y dígale “quiero conocerte”.
Julio 6, 2014 | La Paz de Cristo

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

Volvamos a las Escrituras