A veces escucho la pregunta “¿qué es eso de nacer de nuevo?”. Otras veces algunas personas me han dicho cuando saben que soy cristiano “ni creas que me vas a convertir” pero la mayoría de las veces no sabemos ni qué significa la conversión, ni qué significa nacer de nuevo.

No debemos sentirnos tan mal, un especialista en la Biblia se acercó a Jesús con la misma pregunta en Juan 3. Cuando Jesús le explicó que le era necesario nacer de nuevo para poder entrar en el reino de Dios, se quedó perplejo pues no podía volver al vientre de su madre y volver a nacer, lógicamente.

Lo que Jesús explica a continuación es que el nuevo nacimiento es algo espiritual. Cuando el hombre peca se hace merecedor del juicio de Dios: la muerte espiritual. Para poder estar nuevamente en comunión con Dios es necesario tener una nueva vida espiritual. Es algo que Dios hace y que solamente Él puede hacer. Jesús le decía a Nicodemo “nadie puede entrar en el reino de Dios si no nace de agua y del Espíritu”. Cuando Pablo explica esto en Efesios 2 dice: “a pesar de que estábamos muertos por causa de nuestros pecados, nos dio vida”.

Lo anterior indica que es Dios quien nos hace renacer a una nueva vida. De manera que el nuevo nacimiento no depende de nosotros sino que es algo que depende de Dios.

A veces se confunde el nuevo nacimiento con la salvación y hay quienes identifican la fecha exacta en la que decidieron entregarle sus vidas a Jesús. El nuevo nacimiento es el comienzo, el primer paso. Así como cuando nacemos a la vida natural ese es el primer paso, en la vida espiritual el nuevo nacimiento es el principio, luego viene la fe, el arrepentimiento y todo lo demás.

Si usted quiere comenzar a andar en los caminos de Dios basta acercarse a Él en oración. Reconocer que somos pecadores en necesidad del perdón que sólo Dios nos puede dar mediante el sacrificio de Jesús, y comprometernos a amarle y buscarle con todo nuestro corazón. El libro de Hebreos dice que Dios es galardonador de los que le buscan y créame, si usted busca a Dios con sinceridad lo encontrará.

Oración a Dios:

Dios, sé muy bien que no merezco que me aceptes. No merezco el regalo de la vida eterna. Soy culpable de haberme rebelado contra ti y de haberte ignorado. Necesito tu perdón.

Gracias por enviar a tu Hijo a morir para que yo pueda ser perdonado. Gracias por haberle resucitado de la muerte para darme vida nueva.

Perdóname y cámbiame, para que pueda vivir bajo la autoridad de Cristo.

Amén.

Julio 6, 2014 | La Paz de Cristo

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras