“Mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar?” Gálatas 4:9


Me pregunto ¿qué piensas cuando lees estas palabras? Son palabras duras y a pesar de eso muchas veces las pasamos por alto y seguimos en nuestra lectura. “Si claro, -pensamos- cómo se le ocurre a la gente después de conocer a Dios volver a las mismas andadas, como los perros que vuelven a sus vómitos, ¡qué grueso!”. Y entonces misteriosamente se nos vienen a la cabeza aquellas personas que conocimos en la iglesia y que ahora sus vidas son un papalote o que simplemente dejaron de buscar a Dios bajo nuestra perspectiva. Y casi sin darnos cuenta, agitamos la cabeza con un ligero aire de superioridad y de orgullo de que nosotros no estemos tan mal.

Pero déjame compartir algo que me hizo reflexionar al leer este versículo. El apóstol Pablo hace una aclaración: “mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios”. No se trata de que tú hayas conocido a Dios sino de que Él te conoció primero. Y habiéndote conocido te libró de la esclavitud de los ‘rudimentos del mundo’ (v.3). ¿Cuáles rudimentos? Hay tantos; pero aunque Pablo está hablando del legalismo podemos hablar de las tranzas, de la mentira, del abuso, del egoismo, del querer siempre ser “primero yo, luego yo y después yo”, del querer sacar ventaja de quien se deje, de la falta de honestidad aún en las cosas pequeñas, del engaño, los vicios, las malas costumbres…

Si Dios ya te conoció, si ya te libró de la esclavitud de todas esas cosas, ¿cómo es que nos volvemos a los ‘débiles y pobres rudimentos’ para volver a ser esclavos.

Recuerda, Dios ya te ha hecho su hijo. Y como dice Romanos 8, y si hijos, también herederos y coherederos con Cristo. No volvamos a las viejas prácticas, busquemos honrar a Dios con nuestras vidas porque eso es el todo en todos.

Julio 16, 2014 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras