Cuando el pueblo de Israel andaba por el desierto hicieron una carpa, un tabernáculo, donde la presencia de Dios se encontraba con Moisés como nos lo explica el capítulo 33 del Éxodo.

En el versículo 11 nos dice lo que sucedía cuando Moisés entraba en el tabernáculo: “Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo.”.

Muchos de nosotros no podemos imaginar lo que experimentó Moisés y nos impresiona, pero quiero llamar tu atención a otra persona; el joven Josué.

Dice que el siervo de Moisés, Josué, quien más tarde en la historia toma su lugar como líder del pueblo de Israel y es quien los guía a tomar la tierra prometida, ¡este jovencito nunca se apartaba de en medio del tabernáculo!

Qué ejemplo de devoción y amor por la presencia de nuestro Dios. Muchos de nosotros en ocasiones hemos experimentado por un breve instante la presencia de Dios en nuestras vidas. Ya sea en medio de la alabanza y adoración, durante un sermón o en nuestro tiempo devocional, hemos sentido la presencia de nuestro Dios para después seguir adelante con nuestra vida cotidiana. Este joven experimentó estar cerca de la presencia de Dios y no quería apartarse de en medio del tabernáculo.

Me pregunto cómo sería nuestra vida si en realidad nos empeñáramos en vivir en la presencia de Dios en todo momento. ¿Qué decisiones tomé el día de hoy que reflejen mi anhelo por la presencia de Dios? ¿Qué cosas dije o hice que le demuestren a Dios cuánto lo deseo?

David escribió: “¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación. Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos, porque siempre están conmigo. Más que todos mis enseñadores he entendido, porque tus testimonios son mi meditación. Más que los viejos he entendido, porque he guardado tus mandamientos; de todo mal camino contuve mis pies, para guardar tu palabra. No me aparté de tus juicios, porque tú me enseñaste. ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca. De tus mandamientos he adquirido inteligencia; por tanto, he aborrecido todo camino de mentira. Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.

Es mi oración que la Palabra de Dios sea nuestro deleite y conforme Dios obre en nuestras vidas le busquemos de todo corazón.

Dios te bendiga.

Agosto 9, 2014 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras