Me he dado cuenta que a la mayoría de nosotros nos cuesta trabajo seguir instrucciones. Desconozco si se deba a que nosotros no escribimos las instrucciones, a una rebeldía inherente en los hombres o simplemente a esa manera de ser de llevar siempre la contra aun cuando sabemos que las reglas son por nuestro bien, nos den seguridad o faciliten nuestra vida.

Este mes el cable de corriente eléctrica que lleva la energía del poste al edificio de la iglesia se rompió en tres ocasiones distintas a la mitad del servicio. El cable trozado con las puntas “vivas” y la corriente fluyendo por él estaba a la mitad de la calle. Esto representaba un alto riesgo para las personas que quisieran pasar por esa calle. Algunas personas de nuestra iglesia bloquearon el paso a las personas y, según me platicaron después, la gente insistía en pasar a pesar de explicarles el riesgo y el peligro. “¿Por qué me vas a impedir que pase? ¿Qué no soy libre por transitar por donde yo quiera? ¿Quién eres tú?...”

Me impresiona mucho que a veces así somos también con Dios. Él sabe perfectamente lo que nos conviene y nos dice por dónde sí pasar y por dónde no. Pero nuestra actitud muy pocas veces es la correcta. “¿Quién se cree Dios que es para decirme lo que debo hacer con mi vida?”, pensamos. Mucha gente sencillamente ignora las instrucciones de Dios y considera que su propia opinión es mucho mejor.

En Números 9:15-23 la Biblia nos relata acerca del peregrinar del pueblo de Israel por el desierto. Una y otra vez enfatiza este pasaje que “al mandato del Señor los hijos de Israel partían y al mandato del Señor acampaban” No importaba si era un día o una semana o un mes o un año, si el Señor decía acampar, allí se quedaban y no se movían. Si decía partir, todos marchaban a una.

¿Qué mandato sigues en tu vida? Puedes decir como el pueblo de Israel que al mandato del Señor respondían o respondemos más al mandato de nuestros caprichos, envidias, celos… Te invito a que respondamos al mandato de nuestro Señor. Estudia Su Palabra, conoce Su voluntad y síguelo.

Dios te bendiga.

Agosto 22, 2014 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras