Esta navidad mientras releía el recuento de Lucas acerca del nacimiento de Jesús me llamó la atención un personaje que apenas se menciona en 10 versículos del capítulo 2. Estoy hablando de Simeón, un hombre que la Biblia describe como “justo y piadoso que esperaba la consolación de Israel; y el Espíritu Santo estaba sobre él”.

Pero ¿qué tiene de importante este Simeón que nunca escuchamos de él en las pastorelas o villancicos navideños? La razón por la que llamó mi atención fue porque este hombre esperaba con ansias la promesa de Dios del Mesías que vendría. Esta promesa, como aprenderemos hoy durante la predicación, fue hecha inmediatamente después de la caída, desde la creación del hombre. Años después los profetas de Dios reafirmarían una y otra vez la Palabra de Dios de un redentor que vendría a reconciliar a la humanidad con Dios. Pero lo interesante es que cuando Simeón estaba en esta tierra ya habían pasado 400 años sin que ningún hombre hablara en nombre de Dios. 400 años sin profetas, cuatro siglos de silencio y con todo, este hombre esperaba la consolación de Israel.

Es tan grande su deseo y amor por el Señor que el Espíritu Santo le confirma que no moriría antes de ver con sus propios ojos al Hijo de Dios. ¿Te imaginas ¡qué promesa tan especial!? Este hombre lleno de días acude al templo el día que los padres de Jesús iban a cumplir la Ley en cuanto a los recién nacidos. Simeón toma al pequeño Jesús en sus brazos y bendice a Dios: “Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, Conforme a tu palabra; Porque han visto mis ojos tu salvación, La cual has preparado en presencia de todos los pueblos; Luz para revelación a los gentiles, Y gloria de tu pueblo Israel.”

No puedo comenzar a imaginarme lo que Simeón estaría experimentando, pero lo que le dice a Dios nos habla bastante de su carácter y el por qué Dios favoreció a este hombre.
Simeón reconoció que Dios cumple su Palabra y que la salvación proviene de Él. Lo que es más, bendijo a Dios porque reconoció que esta gran salvación es para todos, judíos y gentiles por igual.

Hace unos días le preguntaba a un cristiano si no le gustaría que Cristo regresara ya por nosotros. Su respuesta: “todavía es muy pronto, quiero ver a mis hijos en la Universidad y conocer a mis nietos”. Supongo que algunos tenemos nuestras prioridades confundidas. Juan, como Simeón, decía: Amén; sí, ven, Señor Jesús.
Diciembre 21, 2014 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras