El tema del matrimonio homosexual se ha convertido en el "tema candente" del momento. Por un lado los cristianos levantan todo tipo de argumentos en contra del matrimonio homosexual desde citas bíblicas hasta justificaciones sociológicas y la preservación de la raza humana. Por el otro lado los proponentes luchan a capa y espada por lograr su cometido; que se respete el derecho al matrimonio a personas del mismo sexo.

En medio de esta guerra encarnizada me pregunto si los cristianos nos hemos dejado absorber por el remolino mediático y perdemos de vista lo verdaderamente importante.

La homosexualidad es un pecado como lo es la mentira, el robo, el adulterio, la idolatría... hasta ahorita no recuerdo una campaña realizada por los apóstoles del Nuevo Testamento o los Profetas del Antiguo Testamento dirigida específicamente a un pecado en particular fuera de la rebeldía y el negarse a reconciliarse con Dios. ¿Por qué entonces nosotros nos embatimos contra un mundo ciego a la gracia de Dios por las consecuencias de su pecado?

Digo, si hemos de tomar campaña contra pecados en lo particular me encantaría ver una campaña en contra de la mentira. ¡Qué tal se verían las redes sociales tapizadas de letreros "no mientas"! ¡La mentira ofende a Dios! ¡Los mentirosos no entrarán en el Reino de los Cielos! Y entonces pondríamos cientos de videos de gente susurrando al sonar del teléfono: "dile que no estoy", a los padres diciéndole a sus hijos: "ahora sí, mañana te llevo mi hijito", o algunos cristianos: "he estado orando mucho por ti"...

Lo que quiero decir es, de que sirve hacer una campaña que nunca ganaremos en los medios porque el mundo caído hace lo que un mundo caído sabe hacer: invariablemente las cosas que ofenden a Dios.

¿Entonces qué? ¿Nos quedamos con los brazos cruzados mientras nuestras autoridades hacen leyes que contravienen a la mismísima Palabra de Dios?

¡Claro que no! No nos quedamos de brazos cruzados, hacemos lo que Dios nos pidió que hiciéramos: Compartir las buenas nuevas del Reino de Dios. Nos volvemos embajadores de la reconciliación a un mundo que está enemistado con su propio Hacedor. Dejemos de cazar homosexuales y acerquémosle a este mundo caído el grandioso mensaje de Aquel que vino a morir en la cruz, a pagar el precio por nuestro pecado para que pudiéramos estar reconciliados con Dios.

Dios te bendiga,


Julio 21, 2015 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras