Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. (Mat. 5:16)

Este versículo es uno de los pasajes del Sermón del Monte que resuena por todo el Nuevo Testamento. Una y otra vez la Palabra de Dios nos habla de ser ejemplo de los creyentes pero más aún de reflejar al mundo la incomparable grandeza y misericordia de Dios.

Siempre me ha llamado la atención el versículo que está inmediatamente después de aquél que nos habla que la salvación es por gracia y no por obras, ¿lo recuerdan? Efesios 2:8-9 "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe." Bueno, este versículo deja muy en claro que las obras no nos salvan, sino que es por la gracia de Dios que nos extendió su salvación en Cristo Jesús. Pero el versículo siguiente dice algo espectacular:

"Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas."

Aquí, como decía un viejo amigo, es "donde la puerca torció el rabo". La Palabra de Dios nos acaba de decir que las obras no nos salvan, pero ahora nos explica aún más: fuimos creados en Cristo Jesús para buenas obras. El propósito de nuestra vida es que realicemos las buenas obras que Dios ha preparado para que andemos en ellas. Esto quiere decir que nuestra vida debe ser una proclamación de las buenas obras que Dios ha preparado para nosotros.

Esto me encanta porque por un lado nos dice que no son "nuestras" buenas obras, sino que Dios es quien las preparó de modo que no nos llevemos la gloria. Y por el otro lado nos dice que debemos andar en ellas, como si nuestro camino estuviera tapizado de buenas obras.

¡Lo emocionante de esto es que ni siquiera tenemos que producirlas! ¡Dios ya las ha preparado! Solo tenemos que cumplir nuestro propósito y reflejar al mundo, por nuestras buenas obras, la imagen espectacular de nuestro Dios.

De manera que si no eres una persona muy elocuente o si eres un gran conversador, deja de lado por un momento todo lo que tengas que decir y permite que tus obras alumbren a este mundo sumido en las tinieblas.

Dios te bendiga,

Julio 27, 2015 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras