Ayer mientras leía un buen libro del doctor Kent Hughes me llamó mucho la atención una reflexión interesante; sabemos que Jesús intercede por nosotros y que el trae ante el Padre nuestras peticiones y necesidades. De la misma manera nosotros como hombres y sacerdotes de nuestro hogar debemos ser intercesores por nuestra familia y traer sus peticiones delante de Dios.

Me hice la siguiente pregunta y quisiera compartirla contigo. ¿Me gustaría que Jesús intercediera por mí como yo intercedo por mi esposa y por mis hijos? ¿Me gustaría que Jesús le dijera al Padre “Señor, te pido que lo bendigas en todo lo que haga, amén.” y que hasta ahí llegara su oración por mi? ¿O quisiera que llevara delante del Padre mis preocupaciones y necesidades específicas, aquellas cosas que en verdad me consternan o me interesan en un nivel mucho más profundo?

Más aún, ¿te has puesto a pensar si en verdad conoces las preocupaciones y necesidades de tu esposa y de tus hijos?...

Como hombres debemos tener una lista de las necesidades de nuestra esposa y de nuestros hijos, aquellas cosas que nos han compartido y aquellas de las que no se ha hablado pero que están allí. Entonces traer esas peticiones delante de Dios en oración, con pasión, con significado, intercediendo por aquellos que Dios nos ha confiado y que ha puesto bajo nuestro cuidado, protección y cariño.

Bendiciones.

Agosto 13, 2015 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras