Es cierto, verdaderamente perdonar cuesta bastante. A veces decimos muy a la ligera "te perdono" pero es más que nada un ejercicio para que no digan que no sabemos perdonar. Otras veces para quitarnos de encima a la persona que nos pide perdón de quien pensamos, o estamos convencidos, que su solicitud no es sincera y que su arrepentimiento es falso. Esto lo podemos constatar cuando la persona a quien supuestamente perdonamos nos vuelve a agraviar y nosotros entonces traemos a la memoria todas sus faltas pasadas y recordamos con resentimiento y coraje aquellas cosas que nos lastimaron y que tanto nos hirieron antes. Realmente no habíamos perdonado.

Otras veces simplemente no queremos perdonar. De manera morbosa disfrutamos la conmiseración de lo que nos han hecho y decirle al mundo lo mucho que sufrimos por causa de tal o cual persona. A veces es tanto que todo el tiempo hablamos de lo que nos han hecho o lo mucho que sufrimos.

Sin embargo hay quienes quieren perdonar pero creen que no pueden. Hay quienes dicen que en realidad quieren perdonar y olvidar la afrenta pero les resulta imposible. Mi sugerencia es que no reconocemos que perdonar cuesta. Déjame ponerte un ejemplo:

Si has pensado que Dios es Santo, Santo, Santo (esto es completamente puro) quiere decir que nuestro pecado es total y absolutamente abominable ante Él. Piensa en todo lo que nosotros le hemos hecho a Dios, a Él que nos dio la vida y tantas cosas y siempre le respondemos con mentiras, engaños, trampas, malas palabras, malos pensamientos, adulterios, ira, impaciencia, venganza.... y a pesar de todo lo que le hemos hecho a Él y que tiene TODO el derecho de fulminarnos por completo y enviarnos de ya al infierno, a pesar de todo Él decide perdonarnos, pero no nos perdona sin que le cueste nada, al contrario, nos perdona pagando con lo más precioso, la vida de su propio Hijo, ¡su Único Hijo Jesús!

El perdón que Dios te ha extendido es un perdón a un muy alto precio: la sangre de Cristo. Si Él nos ha perdonado tanto, ¿cómo no hemos nosotros de perdonar a los que nos ofenden?

¿Cuesta? Sí y mucho, pero Él ya pagó el precio más alto, ahora nos toca entender que si le has entregado tu vida a Jesucristo, quiere decir que eres hijo de Dios y ahora le perteneces. Por lo tanto ahora tienes que hacer las cosas que le agradan a tu Padre que está en los cielos, ahora eres suyo y nada podrá arrebatarte de sus manos. De manera que vive como un hijo de Dios y haz lo que Él haría para que todas aquellas personas que te han lastimado o que buscan hacerte daño glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar tus buenas obras (1 Pedro 2:12).

Dios te bendiga,

Martes 10 de Noviembre, 2015 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras