Ah, el amor, el amor... Quien no ha estado enamorado desconoce ese sentimiento que invade tu ser, que te hace decir y hacer cosas que de otra manera no las harías. Ese sentimiento que te impulsa a escribir canciones y poemas, largas cartas de amor, comprar flores y gastar sin reservas tu energía y recursos en la persona amada.

Cuando uno está enamorado de pronto se vuelve tolerante, amable, desprendido... tener la razón o la verdad absoluta pasa a segundo término. El tiempo no respeta relojes y nuestra mente no puede pensar en nada más que en la otra persona.

¿Me pregunto si a esto es a lo que se refiere la Palabra de Dios cuando le dice a la iglesia de Éfeso que ha dejado su primer amor?

A veces cuando conocemos a Dios nos sentimos enamorados. La sonrisa se coloca en nuestro rostro y todo el tiempo queremos compartir con los demás a ese Dios que acabamos de descubrir. ¿Pero qué ocurre cuando pasa el tiempo? ¿Dejamos de pasar tiempo con Él? ¿Dejamos de leer Su carta de amor? ¿Dejamos de escribir canciones y cartas para nuestro Amado?

Dios nos ama y lo demuestra cada día. Él no ha dejado de tener detalles fantásticos con cada uno de nosotros. Nos ha dado la muestra de amor más increíble de todo el universo; ¡un amor sacrificial que nos rescata para poder estar junto a Él por toda la eternidad!

Ese Jesús que murió en la cruz por nosotros nos anhela celosamente y espera el momento de venir por nosotros para que estemos en donde Él también está.

Esta semana habla con Él, escríbele una carta de amor a tu Salvador y agradécele que nunca nos abandona, a pesar de nuestra infidelidad.

¡Dios te bendiga!

Febrero 14, 2016 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras