Primero tenemos que aclarar que la maldad entró al mundo por culpa del hombre. Romanos 5:12 dice que el pecado entró al mundo por culpa del hombre y con el pecado la muerte... obviamente la maldad. De manera que no podemos culpar a Dios por la maldad que hay en el mundo, sino al mismo hombre quien en su rebeldía hacia Dios prefiere hacer lo malo antes que obedecer y honrar a Dios.

Ahora, ¿por qué Dios lo permite? Sencillamente porque nos ha dado la libertad de escoger entre hacer lo bueno o hacer lo malo. Nosotros no somos títeres de Dios y Dios no va a forzar nuestra mano. Sin embargo, Dios ha prometido un día terminar con la maldad y traer a los perversos a juicio.

De hecho el Salmo 7:11 dice que Dios está airado contra el malvado todos los días. La única razón por la que los malvados no son exterminados de la faz de la tierra es porque Dios es un Dios paciente que les da la oportunidad de arrepentirse de su maldad y, al reconciliarse con Dios, recibir una nueva naturaleza, la naturaleza de Cristo.

Para más información te recomiendo leer el Salmo 37.

Dios te bendiga



Martes 2 de Agosto, 2016 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras