La Biblia dice que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios. En Génesis nos dice que el propósito del hombre era reinar sobre la creación y ser un reflejo en este mundo de quién Dios es. Tristemente el hombre le dio la espalda a Dios y aun cuando seguimos hechos a imagen y semejanza de Dios hemos torcido el propósito para el cuál fuimos creados.

Ahora somos portadores de Su imagen esclavizados al pecado y por lo tanto proyectamos la imagen equivocada de Dios. Lo que le decimos a toda la creación es algo muy distinto; nuestro discurso ahora dice: “cuando nos ves, estas viendo a Dios; Él es codicioso, despiadado, amargado. Él es un asesino, un ladrón, un calumniador, un chismoso, un adúltero”…

Por eso es tan importante entender que cuando hemos sido reconciliados con Dios, Jesús nos redimió para cumplir el propósito para el que Dios nos hizo. Cristo reflejaba perfectamente al Padre, no sólo eso, sino que reinó y reina sobre toda la creación, obedeció perfectamente la voluntad de Dios y nos puso la prueba de lo que nosotros habíamos de hacer.

El martes conocí a Santiago, el bebito recién nacido de Abraham y Melissa y, cuando lo ves, sabes perfectamente que es su hijo porque tiene los rasgos de los padres. Si Dios es nuestro Padre, si somos parte de la familia de Dios, tenemos que reflejar los rasgos de nuestro Señor.

¿Cómo reflejas a Dios cuando conversas con los maestros de tus hijos? ¿Cómo reflejas a Dios cuando haces un tramite burocrático? ¿Cómo reflejas a Dios mientras esperas tu turno para pagar un servicio, o en el tráfico? ¿Cómo reflejas a Dios cuando llegas a casa cansado y te duele la cabeza?...

Por eso dice la Palabra del Señor: “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.”

Andemos en la verdad como a Él le agrada, seamos conscientes “en nuestra mente” que Dios nos ha dado la tarea más preciosa y privilegiada de toda la creación: proclamar a Cristo en nuestras vidas siendo un reflejo de Su gloria.

Dios te bendiga,

Sábado 3 de Septiembre, 2016 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras