Ayer mientras comíamos en familia platicaba con mis hijos acerca de la importancia de que tuvieran su tiempo devocional diario con Dios, que leyeran su Biblia y que no descuidarán sus disciplinas espirituales. Mientras conversaba con ellos se me vino una imagen a la cabeza que me gustaría compartir contigo.

Nosotros somos como frascos llenos de sal. Esa sal es la relación que tenemos con Dios y cada vez que oramos y leemos su palabra estamos apretando más la tapa de nuestro frasco de manera que nuestra relación se encuentre a salvo. Lo que no te he dicho es que somos frascos en medio del océano. Este mundo es el océano y estamos rodeados por él por todas partes.

Mientras la tapa esté bien puesta no tenemos por qué preocuparnos, nuestra sal estará a salvo. El problema es que cuando dejamos de orar y de leer nuestra Biblia, cuando dejamos de mantener una estrecha relación con Dios, lo que estamos haciendo es aflojar un poco la tapa de nuestro frasco. Esto permite que una gotita de agua se cuele y se eche a perder un poco de sal. Pero mientras más descuidamos nuestra relación con Dios, más aflojamos la tapa hasta que es demasiado tarde y el agua de este mundo se ha metido a nuestro frasco y ha disuelto la sal.

He platicado con personas que han conocido a Dios pero que han permitido que su sal se disuelva y olvidan su primer amor. Aún cuando Dios en su misericordia no les ha permitido perderse por completo su relación con Dios nunca vuelve a ser lo mismo que era al principio. He conocido a otros que se alejaron del camino y están perdidos en un mar de distractores y filosofías, por quienes ruego que algún día encuentren el camino a casa.

¡Pero tú y yo tenemos una oportunidad increíble! Sabemos en quién hemos creído y él nos conoce. Conozcámosle tal cuál es y mantengamos viva nuestra relación en oración, en ayuno, en lectura de la Palabra, en servicio, en amor, en comunión con los hermanos…

¡Nosotros somos la sal de la tierra porque Cristo nos ha redimido!

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Rom. 12:12

¡Dios te bendiga!


Octubre 5, 2016 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras