"Así que, lejos sea de mí que peque yo contra Jehová cesando de rogar por vosotros; antes os instruiré en el camino bueno y recto". 1 Samuel 12:23

Muchos de nosotros no damos mucha importancia a la oración. Creemos que si ya Dios todo lo sabe, pues que Él tiene conocimiento de nuestras necesidades y no necesita que le estemos recordando las cosas. Otros a lo mejor sienten que Dios no los escucha o que está de más orar.

Si este tipo de sentimientos están en nuestro corazón en cuanto a la oración personal, imagínate cuánto más en la oración por los demás. Recuerda que Jesús nos enseñó a orar y nos dijo "cuando oren..." (Mat. 6:5). El ya daba por hecho que tenemos que orar, de no ser así hubiera dicho: "si es que llegan a orar...".

En el pasaje de hoy vemos al profeta Samuel reconociendo que es pecado contra Dios el cesar de rogar por su pueblo. De manera que no sólo insistirá en la oración sino que además les instruirá en el camino bueno y recto.

Job hizo lo mismo, dice Job 42:10 que Dios quitó la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job.

Oremos por nuestros amigos, recuerda que Dios te ha hecho parte de una nación santa, de un real sacerdocio, de un pueblo adquirido por Él ¿para qué? Para proclamar las virtudes de aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable. De esa manera, seguramente, alguien también estará intercediendo a Dios en favor tuyo; Jesús mismo.

... | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@lapazdecristo.mx

 

Blogs Anteriores

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras